Las principales actividades del Corredor Público son las relacionadas con la asesoría en materia jurídico-mercantil, fe pública en materia comercial, la valuación de toda clase de bienes y servicios y la mediación o intermediación mercantil todo ello en términos de las disposiciones de la Ley Federal de Correduría Pública y de su Reglamento.